Segurojoven.com - Comparador de seguros de coche y moto contctanos


El combustible 'low cost' puede salir caro

El término 'bajo coste', más conocido en su traducción al inglés como 'low cost', comenzó a hacerse famoso hace ya algunos con la llegada de las compañías aéreas con precios reducidos para más adelante extenderse a todos los ámbitos de la economía como una garantía de buen precio y ahorro de costes.

Esta tendencia de márketing llegó al mundo del motor tanto en talleres mecánicos como repuestos, pero también al sector de los carburantes, momento en el que nacieron no solo algunas nuevas marcas de combustibles, sino también la intrusión de grandes supermercados. Éstos, que habitualmente estaban situados dentro de centros  comerciales, comenzaron a vender combustible en gasolineras a las puertas de sus grandes superficies prometiendo siempre un gran ahorro que mantiene la calidad en el mismo punto.


Neumáticos usados


Ahora, la empresa de hidrocarburos BP cuestiona en un reciente informe la calidad de estos compuestos que según diferentes indicadores pueden llegar a aumentar hasta un 7 por ciento el consumo de combustible además de provocar averías en el motor.

Según BP, estos desperfectos se producen principalmente por la suciedad acumulada en los conductos, algo que se debe a la mala calidad del carburante, que por consecuencia resta al vehículo una eficiencia y se traduce en recorrer hasta 800 kilómetros menos al año con el mismo gasto de carburante.

Con estos datos sobre la mesa, no hablamos de un problema poco serio si tenemos en cuenta que la encuesta realizada por BP señala el 45 por ciento de los conductores españoles aseguran usar en alguna ocasión combustible de bajo coste, mientras que para más del 20 por ciento de los encuestados es el carburante habitual.

Por otro lado, la petrolera explica que principalmente son los vehículos con un antigüedad de más de 10 años los que son más permeables a este tipo de problemas y teniendo en cuenta el envejecido parque automovilístico que tenemos en nuestro país en el que podría haber hasta 17 millones de coches que superan la década de edad.

Un cálculo rápido entre los datos anteriormente expuestos muestran que anualmente se podrían estar perdiendo más de 13.000 millones de kilómetros y esto nos llevaría a perder en torno a 700 millones de litros de combustible al año, y aunque son cifras aproximadas la cifra es mareante.

Lo más extraño es que la distancia que un vehículo puede recorrer con un depósito lleno es una de las principales preocupaciones de los conductores con un 54 por ciento, mientras que otras cuestiones como la limpieza del motor son menos relevantes con un 39 por ciento.

No obstante, no hay que olvidar la diferencia de precio entre uno y otro carburante, algo que BP no ha tenido en cuenta para este estudio y que puede que incluso perdiendo eficiencia, esta merma compense a aquellos conductores con menos recursos. Aquí están los datos. Tú decides.



Logo Segurojoven

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar datos de utilización web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información. X