Recibir llamada
¿Qué seguro quieres comparar?

Calcula tu presupuesto

En 1 minuto
Ahorra hasta un 50%

Recibir llamada gratis

Salud mental y conducción ¿Qué relación tienen?


¿Cómo afecta la salud mental a la conducción? ¿Se puede poner al volante una persona con algún síntoma de salud mental? Si te interesan las respuestas a estas dos preguntas no dejes de leer este post hasta el final.

Primero vamos con algunos números que hemos extraído de las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística. Enfermedades relacionadas con la salud mental como la depresión o ansiedad afectan a aproximadamente cuatro millones de personas entre ambas.

Esto tiene consecuencias. Una de ellas es que en España se registran el mayor consumo de ansiolíticos y depresivos de Europa.

Las enfermedades relacionadas con la salud mental se han acentuado desde el estallido de la crisis sanitarias a raíz del Covid 19.

Además, hay que tener en cuenta que, a la hora de ponerse al volante, también tiene que ver, y mucho, el estado de ánimo.

Los estados emocionales afectan a la conducción, por supuesto que sí. Y hay que estar muy encima para poder controlarlos, amén de apelar al sentido común de cada persona para que, en caso de abatimiento, no ponerse a los mandos de un volante.

Es necesario que las personas indiquen, en sus revisiones periódicas para renovar el carnet de conducir, si han pasado por alguno de estos episodios.

¿Qué dice el Reglamento General de Conductores?

Sí que se identifican estas patologías en el Reglamento General de Conductores. Se indican cuándo un conductor con algún síntoma puede ponerse al volante y cuando es aconsejable que esté durante un tiempo sin conducir ningún vehículo.

Otras veces queda a criterio del médico si una determinada persona puede o no estar en la carretera a los mandos de un vehículo. La clave para detectar a estos conductores vuelve a estar en el momento que se hacen el pertinente reconocimiento médico.

Los fármacos

Los fármacos para combatir los efectos de un trastorno mental se prescriben en atención primaria y especializada.

Son tranquilizantes, antidepresivos y antisicóticos que, en un principio, no impiden que una persona pueda conducir aunque es fácil adivinar que si alguien se está tomando estos medicamentos no estará en un momento óptimo para tomar la responsabilidad del volante.

Lo cierto es que según el Centro Europeo de Monitoreo de Drogas y Adicción, los confinamientos y las restricciones a la movilidad provocadas por la pandemia han hecho incrementar su consumo hasta niveles insospechados. La pandemia también ha afectado a un buen número de gente joven, en su mayoría conductores.

El gran peligro es que los pacientes no suelen comunicar que están siguiendo un determinado tratamiento e intentar hacer todas aquellas actividades que realizaban antes de tomar los fármacos recetados.

No somos conscientes de los peligros

Los conductores, por regla general, no son conscientes del peligro que supone estar bajo los efectos tanto de la enfermedad como de los medicamentos que la tratan.

El estudio Medicación y conducción: un coctel molotov" de FESVIAL y la Fundación Línea Directa analizó el consumo de medicamentos entre 2010 y 2019.

Las conclusiones de este estudio son:

·         El 40 por ciento de los conductores ignora el significado del pictograma que alerta sobre su influencia en la conducción

·         Dos tercios aseguran que su médico no les informa de los efectos de los fármacos, aunque el 40 por ciento admite que no pregunta.

·         El 50 por ciento no lee el prospecto.

Los médicos especialistas en salud mental indican que los pacientes que ya son tratados son más conscientes de sus limitaciones. El riego está más presente en aquella persona que se encuentra mal y no busca ayuda de ningún tipo. Es esta persona la que se auto medica, otro gran riesgo.

Por poner un ejemplo: es posible que esta persona esté conduciendo bajo los efectos de un relajante muscular que le prive de tener los cinco sentidos puestos en la carretera.

Un tema muy preocupante y del que todavía no existen estudios es el hecho de ya se han detectado algunos conductores que han utilizado su vehículo como método de suicidio. Algunas atestados policiales ya lo confirman.


Coche

Moto

Ciclomotor

Camión

Bicicleta

Hogar

Salud

Vida

Mascotas

Barco

Comercio

Furgoneta

Recibir llamada

Datos de contacto

Enviar

Principales ventajas

Multitud de aseguradoras

Precios y acuerdos especiales

Multitarificador online

Respaldo técnico y humano

Pertenece a un gran equipo

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar