Segurojoven.com - Comparador de seguros de coche y moto contctanos


Volkswagen dinamita su reputación con 11 millones de coches en duda por fraude

El mundo del motor no recuerda un escándalo como el que en estos días está azotando una de las marcas automovilísticas de más éxito a nivel internacional y mayor reconocimiento por parte de los conductores. Volkswagen ha entrado en una profunda crisis que, además de dañar su imagen, provocará grandes pérdidas tanto a accionistas como a las factorías.

El fraude es tan grave como sencillo: diseñar un software capaz de reducir las emisiones de CO2 cuando detecta que el vehículo está siendo sometido a pruebas medioambientales. Esto significa que ni los coches eran tan respetuosos con el medio ambiente como las autoridades exigían, ni la marca Volkswagen es tan transparente y responsable como había vendido hasta el momento.


Fábrica de Volkswagen


El caso estalló con cerca de medio millón de vehículos vendidos en EEUU en los que se habían detectado anomalías que parecían indicar resultados contradictorios en la medición de gases. Sin embargo, el paso de los días ha hecho que esta cifra aumente hasta los 11 millones de coches en duda, tal como asegura la propia marca a través de diferentes comunicados.

El castigo, a la espera de lo que puedan decidir las autoridades automovilísticas a nivel internacional, ya ha sido impartido por el mercado bursátil alemán, que ha visto como las acciones del grupo germano perdían en torno al 35 por ciento de su valor con una caída en tan solo dos días de 25.000 millones de euros.

Pero el daño es más grave de lo que parecía en un primer momento, pues a pesar de que es tan solo el grupo del ‘Beetle’ el que ha llevado a cabo estas deleznables prácticas, toda la industria del motor alemana queda en duda en un país en el que uno de cada siete empleos está directa o indirectamente relacionado con la automoción.

Para los que puedan verse despistados con la mecánica del fraude, es importante recordar que las autoridades europeas de prácticamente todos los países de la unión han proporcionado subvenciones para la compra de vehículos que mostraban unas tasas de contaminación bajas. De esta forma, cuando un vehículo marcaba una contaminación que rebajaba estos límites establecidos, el comprador del coche podía beneficiarse de descuentos que obviamente han llevado a las marcas del grupo a incrementar sus ventas por encima de otras insignias.

Por otro lado, tan importante como este fraude económico es el daño en la imagen de marca que perciben los conductores clientes de Volkswagen, que pese a que pueda no ser la baja contaminación el motivo de elección de la marca alemana, pone en duda la marca en si misma y hace tambalearse todo el trabajo que desde hace 80 años ha desarrollado esta empresa.



Logo Segurojoven

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar datos de utilización web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información. X