Segurojoven.com - Comparador de seguros de coche y moto contctanos


Google reconoce once accidentes de su coche autónomo

No podemos decir que la siniestralidad del coche de Google en estos seis años en los que el vehículo lleva circulando por las carreteras norteamericanas sea excesivamente alarmante o peligrosa, aunque obviamente lo mínimo que se le puede exigir a un vehículo de estas características es la seguridad de que no vamos a tener ningún accidente cuando circulemos en él.

Y es que, por supuesto, la comodidad de no tener que estar pendiente de la circulación durante nuestros desplazamientos, es una de las principales razones por las que este coche podría tener una muy buena acogida entre el público, pero es la seguridad en la carretera la principal causa del futuro más que probable triunfo de estos automóviles, que mediante la eficiencia de una tecnología llena de sensores podría ser más efectivo que un experimentado conductor a la hora de evitar accidentes.


Coche de Google


Es por ello por lo que el post publicado, Chris Urmson, director del programa de conducción autónoma de Google, en el que hablaba sobre la siniestralidad de esta máquina ha tenido tanta repercusión en el mundo automovilístico, pues aunque señaló que "El coche ha recibido choques traseros siete veces, sobre todo en los semáforos, pero también en la autopista", las aspiraciones del gigante de internet y las expectativas del público podrían llegar a buscar la reducción al 100% los accidentes de tráfico.

En este sentido, la culpabilidad de los pequeños siniestros no ha quedado explicitada en todos los casos, pero a la vista las pocas explicaciones del director del programa, “ha recibido golpes en los laterales un par de veces y otro de un coche que se saltó una señal de stop", parece que al menos 6 o 7 de los accidentes fueron consecuencia de errores de conducción de otros usuarios de la vía.

Lo que si es cierto es que durante los últimos seis años de prueba, los más de 20 coches de Google no han tenido ningún accidente en los que haya habido algún herido, algo que desde luego hay que tener en cuenta incluso aunque no hayan podido evitar todos los incidentes.

Y es que según las explicaciones, aunque los sensores detectan más rápido que un humano las circunstancias de la carretera, y pueden actuar con más velocidad, en ocasiones “no es posible reaccionar por la velocidad y la distancia, y otras, el vehículo recibe un golpe mientras espera a que cambie el semáforo".

En cualquier caso, estos vehículos que ya han recorrido 2,7 millones de kilómetros, suponen un reto para el mundo de la automoción, que podría cambiar radicalmente si se cumplen las previsiones de algunas organizaciones de consumidores estadounidenses como Consumer Wathchdog, que aseguran que “Google planea vender sus coches robot sin volante, pedal de freno o de acelerador, de modo que no habrá manera de que una persona tome el control en caso de emergencia".

Esto podría revolucionar, no solo la forma en la que se fabricarían los automóviles, sino también otros sectores cercanos como el de los seguros de coche, que modificaría sustancialmente su forma de trabajar al cambiar drásticamente la siniestralidad, o la señalización de las carreteras, que tendrían que adaptarse a los nuevos automóviles.



Logo Segurojoven

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar datos de utilización web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información. X