Segurojoven.com - Comparador de seguros de coche y moto contctanos


Tu coche, a punto este invierno

¿Aprecias tu coche? Qué pregunta tan obvia… ¿no? Pues no, porque muchas veces no le dedicamos los cuidados que necesita. Nuestro coche sufre especialmente durante los meses de frío y debemos ser conscientes de que, así cómo lo mantengamos, así de larga será su vida. Aquí te dejamos varios truquitos para que este infierno no sea duro para tu vehículo.

- A nuestro coche le encanta dormir bajo techo. Los líquidos y la carrocería apenas sufren si disponemos de un garaje.

- Si por necesidad tu coche va a dormir a la intemperie, es posible que una capa de hielo cubra la luna y ventanas. Evítalo poniendo sobre los cristales mantas viejas de cierto grosor, si no dispones de ellas prueba con cartones gruesos o varias capas de papel de periódico. Otro truquillo es rociar el cristal con una solución de agua y vinagre (acada tres partes de vinagre una de agua) pero nunca, repetimos, nunca, optes por echar agua caliente, el drástico cambio de temperatura puede abrir una grieta en el cristal y menuda gracia.

- Las revisiones de los niveles de líquido anticongelante y de aceite deben ser más frecuentes que durante el resto de año. No nos arriesguemos a que el motor deje de funcionar, haga ruidos extraños o cosas similares.

- Es posible que la batería de tu coche tenga más de tres años, en ese caso la recomendación es agudizar el oído cada vez que arranquemos para detectar de qué modo responde y, en consecuencia, llevarlo a revisión.

- Los neumáticos. Ay los neumáticos, El invierno en general, con todas sus implicaciones atmosféricas: lluvia, viento, nieve, granizo, son enemigos directos de las gomas de las ruedas. Conduce con cuidado y ten a mano cadenas si vas a estar en contacto con la nieve.

Coche en la nieve


- En cuanto la revisión general, no seas remolón. El alumbrado, la suspensión, los frenos, de los limpiaparabrisas, de la calefacción…

- Ah!Y sobre la calefacción, no hagas que se te encienda el piloto rojo avisándote de que tienes que repostar. Porque imagina que te quedas tirado en medio de la nieve, que se te pincha una rueda…al menos podrás estar calentito dentro del coche, cosa que no sucederá si has apurado el carburante.




Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar datos de utilización web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información. X